viernes, 30 de enero de 2009

La invención de Hugo Cabret

Hugo reparando un juguete © Brian Selznick



La invención de Hugo Cabret
Brian Selznick
Madrid, SM, 2007, 533 p.
La invención de Hugo Cabret no es un libro más. Es una historia original con dos lecturas: la textual, que narra, y la gráfica, que visualiza, porque la mitad de su trama está escrita y la otra mitad dibujada. Se trata de una nueva experiencia lectora en la que la imagen no ilustra sino que ayuda al avance de la novela y es clave para entenderla. Esta intriga gráfica, escrita e ilustrada por Brian Selznick, cuenta con 284 páginas de ilustraciones originales combinadas con elementos de álbumes ilustrados, novelas gráficas y cine.


Las ilustraciones se presentan a doble página, a lápiz, en blanco y negro con juegos de luces y sombras, con un dominio inigualable de la composición, la perfección de detalles y la capacidad de trasmitir a través de la imagen. A través de ésta traslada la magia del cine a la narrativa juvenil, siendo además un homenaje al cineasta Méliès, y a las primeras películas de ciencia ficción. Todas la páginas están enmarcadas en negro, como si de fotogramas se tratara; parece que estamos leyendo una historia de cine mudo.
La trama nos sitúa en el París de los años treinta, tras el escaparate de una tienda de juguetes y en las manos de un relojero que quiere recuperar un autómata encontrado en un desván. Cuenta la historia de Hugo, un chiquillo parisino huérfano que vive en una estación de tren ocupado en dar cuerda a los relojes de la estación sin ser visto, porque para sobrevivir nadie tiene que conocer su existencia. Así perpetúa la profesión de su padre, relojero, y sus hábiles manos para trabajar los elementos metálicos. Sin embargo, un día por descuido es descubierto por una chica excéntrica, ahijada de un juguetero que tiene en la estación su tienda de juguetes. Desde ese momento, ya nada será como antes.
La obra es simplemente maravillosa. La editorial la recomienda para lectores a partir de 12 años, a pesar de su elevado número de páginas, puesto que la lectura es rápida ya que utiliza los dibujos para avanzar en la trama y resulta muy interesante esta combinación. Pero la realidad es que La invención de Hugo Cabret resulta recomendable para todos los amantes del cine y de los buenos libros, sean o no jóvenes, ya que éste tiene una magia especial que atrapa desde su inicio.
El autor, con su primer libro, The Houdini Box, obtuvo notable repercusión entre la crítica y el público, posteriormente ilustrará libros de otros autores, y también escribirá algunos propios, pero La invención de Hugo Cabret es la mayor obra literaria en la que ha trabajado con la que también ha ganado varios premios, entre otros: El libro mejor ilustrado de 2007, por el New York Times o el premio Quill Award en la categoría de Literatura Infantil. Los Quills Awards son una iniciativa de Reed Business Information y NBC para honorificar a los más destacados del mundo de la edición y la escritura.


Marigé Morales Gallo, CCEI
Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos tus comentarios con mucha ilusión