lunes, 23 de marzo de 2009

De vuelta a casa


La gaviota y el faro
María José Lozano
Ilustraciones de Jorge del Corral
Sieteleguas, 2008

La pedagogía de Bert Hellinger resalta la importancia de la inclusión de todos los miembros que componen cualquier sistema humano, comenzando por familia y continuando por todos los demás: grupo de amigos, compañeros de colegio, de trabajo, etc. Lo llama «derecho de pertenencia». Este derecho, que a veces no se respeta, es la base del buen funcionamiento de las relaciones humanas.

En La gaviota y el faro se describe uno de tantos motivos de exclusión social: haber nacido diferente a los demás miembros del grupo. Tara nace con una mancha y por ello la apartan hasta el límite, obligándola a huir de la colonia. En la historia, su sobrina Gota, que ha heredado también la mancha, marcha en su búsqueda. El «derecho de pertenencia» es uno de los principios básicos a tener en cuenta a la hora de educar y de mantener un grupo saludable. Hoy día, cuando la diversidad cultural crece constantemente, se hace apremiante tenerlo en cuenta como norma de convivencia. Este cuento es el tercero de la colección «Cuentos terapéuticos para niños con la pedagogía de Bert Hellinger», todos de la misma autora. Además de la enseñanza que muestran tienen en común que el 2% del importe del libro va dirigido a la Asociación Síndrome de Down Pontevedra, Xuntos, cuyo principal objetivo es tratar de lograr la plena integración de las personas con Síndrome de Down en todos los ámbitos y entornos de su vida.



Se trata de una historia sencilla, muy bien editada, con unas bellas y sugerentes ilstraciones de Jorge del Corral. Muy apropiado para primeros lectores.

Marigé Morales Gallo. CCEI.

Para más información:

http://www.lavozdegalicia.com/santiago/2008/07/20/0003_6999110.htm

Si te interesa conocer más sobre esta editorial, que además de difundir la cultura y la literatura infantil y juvenil, es solidaria con los más necesitados:

1 comentario:

  1. Este libro llego a nuestra familia por un regalo de cumpleaños y la verdad que nos llevamos una grata sorpresa. Ya sabeis como son los pequeños de la casa que continuamente te piden que les cuentes historias y les gusta que se las repitas; el caso es que desde hace unos meses he perdido la cuenta de las veces que me lo han pedido. Tanto la parte literaria como los dibujos les encanta y se imaginan los lugares y otras historias. A nosotros como padres nos parece muy adecuado para enseñarles una cuestión tan importante como el de no excluir a nadie simplemente por el hecho de ser diferente y que además todos tenemos algo que nos hace diferentes. Excelente.

    ResponderEliminar

Esperamos tus comentarios con mucha ilusión