martes, 12 de mayo de 2009

Una búsqueda de la libertad y la convivencia

La leyenda del bosque sin nombre
Pedro Riera
Ed. Alfaguara, 2007, 303 p
Dice la leyenda que hubo tiempo atrás un gigantesco incendio que asoló casi toda la tierra, salvo un bosque en el que se refugiaron animales muy diversos. Todos ellos llegaron al bosque sin nombre a través del desierto que quedó tras “la gran desolación”. Todos lo hicieron después de haber librado una contienda con la vida cada uno en el ámbito de su especie, o luego de haber defendido sus criterios de vida, haber superado sus limitaciones, o haber sobrevivido a una persecución. En el bosque encontraron el respeto y la igualdad, pero eso nueva vida no se hizo sin trabajo, ni sin generosidad. La historia de aquellos animales se ha ido transmitiendo de padres a hijos desde entonces y hasta ahora.

Es una parábola literaria que tiene el gran acierto de reflejar en el mundo animal las contiendas en la vida de la especie humana. Y están tan bien expresadas que pierdes en ocasiones la sensación de estar siguiendo la historia del bicho, y crees que es el batallar de una persona. Esas contiendas no siempre tienen éxito, pero en todas ellas aparece un fondo de superación de las limitaciones y una búsqueda de la libertad y de la convivencia.

Es un libro que enseña, muy creativo y muy vivo. Se lee bastante bien y transmite muchos valores. Al lector joven le guiará en la búsqueda de sí mismo. ¿Pero será cierto todo lo que explica la leyenda del bosque sin nombre? Para averiguarlo tendrás que acompañar al ciervo Homero, a la garrapata Abel, al cuervo Basilio, a los ratones Merak y al resto de sus amigos al bosque sin nombre y vivir con ellos sus aventuras.

Pedro Riera (Barcelona, 1965) es licenciado en Ciencias de la Información. Ha trabajado en televisión, cine y publicidad, principalmente en las áreas de producción y realización. En 1997 se instaló en Bosnia, donde trabajó durante dos años como productor, realizador y guionista de las campañas de televisión y radio de una organización internacional; y como fotógrafo y para diversas ONGs. En 2000 pasó dos meses recorriendo Kosovo. De su experiencia en los Balcanes han salido dos novelas Heridas de guerra (2004) y Un alto en el campo de los mirlos (2005), ambas publicadas en la editorial Verbigracia. Esta es su primera obra de narrativa juvenil, con la que ha ganado el premio CCEI de Narrativa Infantil y Juvenil, 2008.
Xavier Ilundain
Marigé Morales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos tus comentarios con mucha ilusión