lunes, 29 de junio de 2009

Fallo Premios CCEI 2009

El pasado miércoles, 24 de junio, tuvo lugar en Madrid el Fallo de los Premios CCEI 2009 en sus dos modalidades: Literatura e Ilustración. Al Premio de este año se presentaron un total de ciento doce obras de diversas editoriales de entre las más prestigiosas dedicadas a la LIJ en España.

Tras las votaciones, la editorial ganadora en la categoría de Literatura fue Edelvives con la obra A lo lejos, Menkaura, escrita por Elena O’Callaghan i Duch y que ya había sido galardonada, a su vez, con el VIII Premio de Literatura Juvenil Alandar por este mismo libro. Los miembros del jurado destacaron su sobria sencillez, una estructura precisa en la que los cambios temporales se producen de manera armoniosa y un contenido de profundidad rotunda, realista, a veces atroz, pero no exenta de dulzura.

En la categoría de Ilustración fue SM la galardonada por el XIV Premio C.C.E.I por la obra Cinco ovejitas, ilustrada por Ana Guerrero y escrita por Andrés Guerrero. Javier Abad, miembro del jurado encargado este año de presentar el álbum ganador, destacó una sencillez que conquista porque «nada le sobra y nada le falta».

Las Listas de Honor de este año, según se comentó durante el fallo, han resultado particularmente difíciles de elaborar ya que las obras que en ellas figuran eran, casi todas, de un nivel muy parecido (en sentido positivo) y muchas estuvieron cerca de ocupar el lugar de las finalistas.

A continuación, exponemos dichas Listas de Honor en ambas categorías.

Literatura:

  • Ed. SM por El secreto de If, escrito por Ana Alonso y Javier Pelegrín.
  • Ed. Bruño por Zumo de mango, escrito por Carlos Puerto.
  • Ed. Anaya por La paloma y el degollado, escrito por Fina Casalderrey.
  • Ed. Edelvives por Barro de Medellín, escrito por Alfredo Gómez Cerdá.
  • Ed. Edelvives por Usoa, llegaste por el aire, escrito por Patxi Zubizarreta.
  • Ed. Edebé por 2083, escrito por Vicente Muñoz Puelles.
  • Ed. Pearson-Alhambra por Los ojos del alma, escrito por Jordi Sierra i Fabra.
  • Ed. SM por Autobiografía de un cobarde, escrito por Alfredo Gómez Cerdá.
  • Ed. Alfaguara por Rebelión en Nueva Granada, escrito por Luis Leante.

Ilustración:

  • Ed. Alfaguara por Bibi y las bailarinas, ilustrado por Ana Juan y escrito por Monique de Varennes.
  • Ed. Bruño por Noche de miedo, ilustrado por Violeta Monreal y escrito por Antonio Gómez Yebra.
  • Ed. Edelvives por La antorcha olímpica, ilustrado por Victoria Pérez Escribá y escrito por Claudia Ranucci.
  • Ed. Sieteleguas por El nudo del afecto, ilustrado por Luna y escrito por Eloy Zanetti.
  • Ed. Sieteleguas por Viajes, ilustrado y escrito por Mercé Sendino.
  • Ed. SM por Los niños del aire, ilustrado por Jesús Gabán y escrito por Gustavo Martín Garzo.
  • Ed. Sieteleguas por La gaviota y el faro, ilustrado por Jorge del Corral y escrito por María José Lozano.
  • Ed. Edelvives por El ladrón de sombreros, ilustrado por Rafael Vivas y escrito por Susana Sutherland de la Cruz.
  • Ed. SM por El hombre que compró la ciudad de Estocolmo, ilustrado por Javier Zabala y escrito por Gianni Rodari.

Enhorabuena a los premiados y muchas gracias a todos los participantes por seguir aportando calidad e ilusión a la Literatura Infantil y Juvenil.

lunes, 22 de junio de 2009

A todo niño le pertenece el mundo entero

El hombre que compró la ciudad de Estocolmo. Texto: Gianni Rodari. Ilustración: Javier Zabala. Editorial SM, 2008.

El libro encierra, como el cofre de un tesoro, una maravillosa metáfora sobre las maneras de entender la realidad que compartimos los adultos y la infancia sobre el Ser y el Tener. Una manera de entendernos en este mundo basada en la posesión y la propiedad de lo imposible, del absurdo y del extrañamiento: grietas de la norma por donde se abre paso la cultura infantil como parte del territorio nómada de las “formas otras” que son ajenas a lo que consideramos importante, por ser incapaces, muchas veces, de poder ver a “través de”.

La ilustración de Javier Zabala es brillante. Una manera de acompañar esta fantástica fábula moderna desde una imagen abierta y esbozada que incluso puede parecer inacabada, con la pretensión de permitir espacios y huecos para que el lector (niño, niña o adulto) colabore en esa construcción de la imagen con su imaginación. Es decir, la forma se sugiere e insinúa, permitiéndonos participar.

El libro termina con las siguientes palabras: Porque a todo niño que viene a este mundo le pertenece el mundo entero, y no debe pagar ni un céntimo por él. Tiene únicamente que remangarse, extender las manos y tomarlo”. En esta idea se concentra la importancia del Ser niño, el empoderamiento que significa habitar este mundo desde la creación de una relación de pertenencia para otorgar la potestad de poder transformar, incluso anticipar, lo que se desea y anhela. En definitiva, un libro con el que el adulto debe acompañar al niño en la lectura, para que este último le ayude a comprenderlo (o comprenderse) con toda la riqueza que sólo es posible ver desde la infancia.

Javier Abad Molina
Si quieres conocer algo más sobre la persona y la obra de Javier Zabala, te recomendamos esta interesante noticia:

lunes, 8 de junio de 2009

La intriga está servida


La mitad de tu rostro
Blanca Álvarez
Anaya, 2008, 183 p.

La mitad de tu rostro es una novela en la que se mezclan historias personales de jóvenes adolescentes con una historia de pseudo ficción que nos transporta a las páginas de un cómic maldito de los años 30 y a crímenes contra la humanidad.

Hugo comienza el curso en un instituto nuevo, por decisión de sus padres más que propia. Pensaba al menos tener el apoyo de su amiga Irina… pero ésta desapareció de casa en agosto y tres días después la policía recogía a una chica que llevaba varias horas sentada en un banco, sin moverse. Desde ese momento no volvió a hablar, ni a caminar,… parecía haber perdido toda noción de sí misma convirtiéndose en un vegetal. Hugo sigue yendo a visitarla diariamente, le habla, le cuenta cosas… con la esperanza de poder recuperarla algún día. Estas visitas también reconfortan a la madre de Irina y la acompañan en el dolor y la enfermedad.

Poco a poco Hugo se introduce en una trama, en una historia de intriga muy bien lograda y a él se unen dos compañeros de la clase, Jon y Vanesa. Vanesa, bravucona, grosera, dejada con los estudios… cambia completamente con tal de poder acercarse un poco más a Hugo. Es de destacar cómo el amor es capaz de transformar a las personas. Valora más el esfuerzo y el estudio como medio de cambio social y que abre oportunidades de futuro. Jon por su parte es un chico que sin llegar a la talla de enano, no alcanzaba más del metro treinta, todo un saco de huesos, con gafas, con alopecia… una diana para los dardos del resto de sus compañeros. Para él colaborar con Hugo y Vanesa en la resolución del misterio no es sólo una aventura, es compartir por primera vez con alguien intereses comunes, y ratos de ocio.

Es un libro valioso y muy recomendable para adolescentes. Se prueba que éstos ante situaciones desesperadas las resuelven de dos maneras, con el suicidio físico o con el suicidio mental. La colaboración de los amigos y la comunicación familiar son imprescindibles para no llegar a esos extremos. Sobran algunos tintes políticos ya que tiene muchos más valores que el de adoctrinar a los jóvenes. Destaca por la defensa de la vida, la superación de dificultades y el valor del esfuerzo. Además de ser un libro muy interesante, con gran intriga, muy bien narrado, fácil de leer, que enganchará rápidamente con la generación a la que va dirigida.

Blanca Álvarez es licenciada en Filología Española y Trabajo social. Trabajó en el mundo del periodismo, en el cual que sigue colaborando, lo que compagina con su labor literaria. Es una autora que ha demostrado su cercanía al público infantil y juvenil con sus más de 30 obras editadas. Destacan, entre otras, El Puente de los cerezos o Palabras de Pan, ambas ganadoras de muchos premios nacionales e internacionales.

Marigé Morales Gallo CCEI