domingo, 14 de febrero de 2010

Nunca nadie está solo si hay una persona que piensa en ti.

La canción de Shao Li. Marisol Ortiz de Zárate. Ed. Bambú, 2009, 153 p.

Con esta novela se pone de manifiesto lo que los adultos son capaces de hacer por ambición e interés, ignorando los frágiles pensamientos infantiles. La autora comienza su relato de manera original, con un retroceso al pasado (cuenta los recuerdos de una joven de 20 años de un suceso que le ocurrió cuando tenía 12), situando el momento presente en el año 2020 y por tanto la historia del pasado en 2013. Recurso muy útil para tener la novela en plena actualidad, por lo menos durante la siguiente década.
La acción está ambientada en Londres, donde Natalia, la protagonista, y su hermano de cuatro años se separan por accidente de sus padres, justo el día de Nochebuena cuando iban todos juntos al concurso “Un minuto de gloria”. La madre pasa necesidades económicas que le llevan a presentar a su niña a este concurso con una canción china que había enseñado su amiga Shao Li. Natalia ha vivido tres años en un Centro de Acogida de Menores, porque su madre no la cuidaba muy bien. De ahí su temor a que algo parecido le vuelva a ocurrir, por eso en vez de pedir ayuda, que pueda interpretar que su madre no la cuida bien, intenta encontrar solución a que se han perdido ella sola. Durante su vagar por Londres recurre muchas veces a la fuerza de voluntad que su amiga del Centro de acogida le mostró, y a los consejos que obtuvo de ella, como que mientras que las cosas materiales te pesan, las inmateriales son un cómodo equipaje. Sus recuerdos, narrados en forma de cuento a su hermano mejor, nos trasmiten un aprecio a la amistad y a la vida insuperable. “Nunca nadie está solo si en el mundo hay una persona que piensa en ti”.
Es una novela original en el panorama juvenil, de tensión creciente, en la que parece increíble todo lo que le va sucediendo a Natalia y el que durante dos días apenas reciba ayuda, salvo de quien menos tiene. Como en un plató de televisión la acción va siempre a contrarreloj, aumentando la ansiedad del espectador. Finalmente se pone en evidencia que las promesas de la tele nunca son para tanto, se hace con dureza una crítica social y mediática. Que les sirva de provecho a los jóvenes lectores, y a sus padres, porque este libro se podría recomendar como lectura familiar.

Marigé Morales Gallo. CCEI

Puedes encontrar un artículo muy interesante sobre esta misma obra en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos tus comentarios con mucha ilusión