martes, 21 de septiembre de 2010

Versos piratas, piratas en verso
Ana Alonso. Ilustrado por Jordi Vila Delclós.
Anaya, 2009.

Es un libro de poesía acerca del mundo pirata, estructurado de la siguiente forma:

· Cómo hacerse pirata
· Aspecto de un pirata: moda pirata, los bigotes, las barbas, sus armas, los barcos
· Piratas a lo largo de la Historia: piratas vikingos, los berberiscos, Barbinegra, Morgan, Barbarroja, y otros
· Posesiones: tesoros, mapas, mascotas, el equipaje
· Tripulaciones
· Acertijos piratas
· Y también recetas

Muestro el poema que abre el libro, en el que se nos plantea qué necesitamos para ser unos buenos piratas:

CÓMO HACERSE PIRATA

Para ser un buen pirata
hacen falta los siguientes
ingredientes:
lo primero, una bandera
bucanera
con huesos y calavera.

Lo segundo, un mapa grande
del mundo
con los nombres principales
de los mares tropicales
y las islas de corales.

Lo tercero,
un velero;
porque una lancha a motor
para la piratería
resulta mucho peor.

Lo cuarto,
un catalejo de piel
de lagarto.

Lo quinto, una espada al cinto.

Lo sexto, un libro de texto
que explique en claro lenguaje
cómo hacer un abordaje.

Lo séptimo,
una botella de ron
(que no le falte el tapón).

Lo octavo, un parche en el ojo
y un pañuelo de lunares
rojo.

Lo noveno, un cofre lleno
de oro.

Y lo décimo, un buen loro
que pueda aprender hablar,
y que te sepa imitar.

Si reúnes estas cosas
llevarás a cabo hazañas
famosas;
¡o al menos disfrutarás
de la sal y de la brisa,
y de muchas cosas más!

Con una magnífica ilustración de dibujos realizados a base de acuarela y plumilla, con muchos detalles y, a la vez, desdibujados a modo de boceto. Hay mucha figuración y riqueza de detalles en ropajes, abalorios, posturas y elementos de atrezzo, con colores suaves. En la mayoría de las ilustraciones hay un fondo blanco, pero en otras se ocupa la página completa. Y por supuesto, el mar y los barcos, elementos siempre presentes en este tema. Las guardas son muy bonitas y adecuadas: siguiendo la historia, nos muestran un lugar lleno de objetos adecuados a la navegación. La obra forma parte de la Lista de Honor del Premio de Ilustración de la CCEI, 2010.


Un completo "manual" para leer y degustar por y para niños de a partir de 6 años.


Isabel Ruiz Ruiz. CCEI

jueves, 9 de septiembre de 2010

Fuera del mundo

Antoni García Llorca
Ediciones SM, Madrid, 2009
Premio Gran Angular 2009

Ha transcurrido más de un año desde que Antoni García Llorca obtuviera el premio Gran Angular por su obra El salvaje y menos de tres meses desde que pasara a formar parte de nuestra lista de honor CCEI 2010. Y no queremos dejar pasar más tiempo sin hablar de este libro que, sin duda, merece ser leído.

El salvaje está basado en un hecho real transcurrido en Sierra Morena, aunque no se llegue a citar el lugar, ni se especifique el nombre de su protagonista. Un niño de corta edad es vendido por su padre a un terrateniente sin escrúpulos. El objetivo, que sirva de cabrero en un valle deshabitado. Un hombre guiará los primeros pasos del niño, pero después desaparecerá de forma misteriosa y, durante años, el chico vivirá con la única compañía de los lobos, las águilas y las águilas, criándose como un verdadero salvaje.


El valor del libro va más allá de la anécdota curiosa, terrible, emocionante y cruel (el autor tiene la agilidad para trasladarnos todos estos sentimientos juntos y algunos más). También está el modo magistral en que se mezclan realidad y fantasía, el amor por la naturaleza y el homenaje a La Odisea y sus protagonistas, los diferentes tiempos en que se producen los hechos y la profundidad de sus personajes, la crudeza y la ternura. El lenguaje es sencillo y la redacción original, cercana, rotunda, tremendamente atractiva. El lector no tendrá dificultad alguna en entender cómo se siente ese niño, la dureza de su vida y esa forma de felicidad escogida más allá de lo que los demás, las personas "normales" consideran lo correcto.

"Nadie me pregunta nunca qué es lo que quiero de verdad. Me llevaron al valle sin preguntar, me han arrancado del valle sin preguntar y me tienen en el orfanato sin preguntar. Quieren que sea persona, pero no me tratan como tal..."

Es escalofriante y apasionante al mismo tiempo. Y te hace pensar. Y cuando terminas de leer todavía te quedas pensando un tiempo, y un tiempo más. No es un libro fácil. Pero es un libro bueno, muy bueno. De los que dejan huella.


Paloma Muiña. CCEI

Para leer el primer capítulo o consultar algunos recursos para trabajar en el aula:
http://premiossm.grupo-sm.com/2009/ElSalvaje.html


Para leer otra crítica:
http://www.suite101.net/content/el-salvaje-de-antoni-garcia-llorca-a5285

Para conocer un poco al autor:
http://leoleoquelees.wordpress.com/2010/02/12/antoni-garcia-llorca-escribir-es-como-tomarse-vacaciones-del-mundo/


miércoles, 1 de septiembre de 2010

La magia de contar cuentos


Ignacio Sanz, Una vaca, dos niños y trescientos ruiseñores. Edelvives, Madrid 2010, 163 pp.

En los primeros años del siglo pasado Vicente Huidobro, poeta chileno de rica familia, embarca con su esposa y sus dos hijos de corta edad rumbo a Europa. Con el fin de que los niños mantengan su buena alimentación a lo largo de todo el tiempo les acompañará su vaca lechera. Siete años más tarde regresarán a Chile, y esta vez además de la vaca familiar Huidobro quiere llevar consigo trescientos ruiseñores. Inesperadamente al embarcar, el padre decide aislarse por completo de todo por exigencias de su proceso creativo, y confía en sus hijos la gran responsabilidad de cuidar primorosamente a los pájaros durante la dura travesía.

La historia está basada en un episodio real. Ignacio Sanz nos la cuenta mediante una combinación de estilos, desde el narrativo hasta el periodístico, el teatral, el de libro de viajes o el poético, sin olvidar el epistolar. Las ilustraciones de Patricia Metola son muy ajustadas, elegantes, de líneas puras. Hechas en un solo plano estilo collage, añaden un toque actual con regusto al momento histórico de la obra, los principios del siglo XX.

En cuanto al argumento, sorprenden las cosas que pueden hacerse cuando se tienen inquietudes y dinero. Es ejemplar cómo la familia respeta la necesidad del padre de retirarse para desarrollar el momento creativo, una familia que lleva con naturalidad las excentricidades del poeta. Más de la mitad del relato es un diario escrito por los niños en el que reflejan sus experiencias cuidando a los pájaros. Quieren responder a las expectativas de su padre con empeño y generosidad. De hecho, el desenlace final de su aventura apenas figura en sus notas, puesto que lo que cuenta para ellos es volver a tener algo más grande, a su padre. Realmente se les somete a una prueba de madurez de la que salen con el sabor agridulce que nos hace crecer con serenidad, que nos ennoblece.

Premio Ala Delta 2010, el libro es para niños a partir de 8 años. Las primeras 70 páginas, que forman el contexto y detalles necesarios para encuadrar la narración, pueden desanimar su lectura. A los niños les es más atractiva la segunda parte, el diario de los niños. Sin embargo, los adultos pueden sacar mucho provecho a este libro, una preciosa historia para ser contada, para fascinar a nuestros pequeños, algo que recompensa a todos como bien sabe el autor, que es contador de cuentos en Segovia. Incluso su título invita a ello con su ritmo: un…, dos…, tres…

María Méndez
Puedes leer otra interesante reseña sobre el libro, de Care Santos: http://latormentaenunvaso.blogspot.com/2010/06/una-vaca-dos-ninos-y-trescientos.html